¿Cómo Gestionar el Rechazo Social?

¿Cuántas veces has empezado a un lugar nuevo (estudios, trabajo, entorno social) y te has sentido tenso/a porque temías que te rechazaran? ¿Cuántas veces has repasado una y otra vez tus acciones, o te has frenado en la hora de decir algo, por miedo a que dejaran de querer estar contigo o te juzgaran? 

Todo esto es miedo al rechazo, y es un miedo habitual y muy comprensible teniendo en cuenta que los humanos somos seres sociales. Si lo pensamos bien, vivimos en un entorno que fomenta y promueve la interacción social (aún más en sociedades cooperativistas, como las mediterráneas) y que el rechazo supone un malestar y un ataque a la autoestima.   

De hecho, según un estudio realizado por la Universidad de Alabama (2006), el rechazo social en niños/as puede conllevar graves consecuencias en su desarrollo. El hecho de no tener un entorno social, el/la niño/a vive más situaciones de estrés, de forma que su maduración socio-cognitiva se verá mermada, del mismo modo que no tendrá la oportunidad de adquirir las habilidades sociales adecuadas. Y aquí tenemos un pez que se muerde la cola. 

Así pues, hoy os queremos dar algunos consejos para procurar gestionar el rechazo social de la mejor manera posible, siendo conscientes que no está bajo nuestro control el hecho de caer bien o mal. Por lo tanto, ¿cómo podemos llevarlo “mejor”?

  • Huye de cualquier escenario mental alternativo: Sí, de acuerdo. Sentir que nos rechazan es muy duro, pero imaginarnos un escenario imaginario en que nos quieren solo hará que la realidad nos acontezca más difícil de digerir, y duela más. 
  • Vive las emociones: no intentes minimizar lo que ha pasado. No tiene ningún sentido ser “valiente”. Conecta con lo que sientes y exprésalo, puesto que tienes todo el derecho. 
  • Acepta que no podemos gustar a todo el mundo: tenemos limitaciones. Sé consciente que, por más que te esfuerces, habrá gente a la que no le caerás bien. ¡Y está bien! ¡Es normal! Al final, para gustos, ¡colores! 
  • No, no es personal: es muy fácil decidir auto-boicotearte pensando en todo aquello que no te gusta de ti mismo/a. Pero piensa que el rechazo no es personal en sí, simplemente no encajas con la manera de hacer o de ser de esta persona. No te hace ser peor por eso. ¡Hay otras muchas personas que disfrutan de cómo eres! Y si no las has encontrado todavía, ¡no sufras! ¡Ya llegará! Puedes probar de conocer personas nuevas en diferentes círculos o ambientes, ¡ya verás! 
  • Sin pedestales: a menudo, idolatramos a aquellas personas que nos rechazan. ¿Qué sentido tiene? Simplemente nos potencia el punto anterior: el auto-boicoteo. Así pues, te proponemos que procures dejar de ignorar quién te quiere, y parar la admiración de quien te rechaza. Ten presente cuando tú has rechazado a alguien: no odiabas a aquella persona, sino que probablemente sentías pena o incluso vergüenza. 
  • ¡Tampoco hay que atacar!: del mismo modo que no va contigo, ¡tampoco va con ellos/as! No hay una intencionalidad en la hora de no encajar, de forma que no tiene sentido castigarlos/las. 

 

Así pues, si sientes que eres rechazado/da por otra persona (amistad, familiar, o posible pareja), hazte consciente, acéptalo e intenta cuidarte. Evita juzgarte, tómate tu tiempo para ti, fomenta verte con personas que sí te aceptan y, si te es posible, emplea el humor como mecanismo de asimilar lo acontecido. 

Recuerda que la primera y principal relación de tu vida es contigo mismo/a. ¡Y tiene que ser la más sana! Y si notas que te está costando gestionar y asimilar este rechazo, ¡escríbenos! ¡Nos encantará ayudarte! 

El Equipo de Somni Psicologia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *