¿Cómo trabajar los círculos de confianza con las personas con TEA?

Las relaciones sociales son las interacciones que se dan entre dos o más personas. Son básicas para la supervivencia, dado que los seres humanos somos seres sociales. Al tener relaciones sociales, las personas establecemos vínculos: amistosos, de compañeros, sentimentales o familiares. El objetivo de tener relaciones sociales es fomentar la calidad de vida y contar con un apoyo para solucionar o enfrentarnos a situaciones que por sus características pueden ser complejas de resolver por uno mismo.  

A veces, las personas con diagnóstico de Trastorno del Espectro del Autismo presentan dificultades para saber distinguir los diferentes grupos sociales que existen y los diferentes grados de confianza que se deben de establecer con ellos. 

Así pues, desde Somni Psicologia os ofrecemos herramientas para trabajar con estas personas los diferentes grupos y grados de confianza.  

Para identificar qué tipo de relación tenemos con una persona, es importante que diferenciemos quienes típicamente forman parte de cada grupo (desconocidos, conocidos, compañeros, amigos y familia). Podemos trabajarlo proponiendo diferentes personas y que ellos/as vayan categorizándolas en los grupos, por ejemplo: tío (familia), el panadero (conocido), chica a la que conozco de pequeño y ha venido muchas veces a mi casa (amiga), compañero de clase (compañero), entre otros. 

Seguidamente, les comentamos qué es la confianza y los dos niveles que pueden existir. La confianza en una relación interpersonal implica que suponemos que la otra persona velará por nuestro interés, será́ honesta, tendremos seguridad para actuar cómo somos. Un nivel bajo de confianza, implica que debemos ser precavidas/os con nuestras acciones y seguir más la norma social, mientras que un nivel alto de confianza nos da la libertad de poder actuar y expresarnos de forma más natural y menos estereotipada.  

Hay que establecer también un nivel de protección a la hora de compartir secretos con una persona, según la confianza que tengamos con esta. Un nivel alto implicará que sólo podemos compartir información irrelevante, como comentar el día que hace o una noticia del momento, mientras que un nivel de protección bajo, implica que podemos compartir todos nuestros secretos más íntimos y pudorosos.   

Una vez expuesta esta diferenciación, podéis hablar con ellos/as a través de ejemplos reales o ficticios tales como: “¿A quién le podemos explicar que en casa hay un problema económico?”. Otro ejemplo podría ser: “¿A quién podemos abrazar sin pedir permiso?”. Ellas y ellos deben de dar la respuesta diciendo uno de los grupos: conocidos, desconocidos, compañeros, amigos o familias.  Además, podemos exponer cómo se sentiría la gente más cercana a ellos/as si explican según qué cosa de la familia o de sus amigos y qué consecuencias puede generar.  

Si queréis saber más sobre dinámicas para trabajar con personas con TEA, ¡dejadnos un comentario y así lo haremos! ¡Hasta la semana que viene! 

 

El Equipo de Somni Psicologia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *