Crianza compartida con abuelxs

No es ningún secreto que, hoy en día, parte del proceso de crianza recae, muy a menudo, en lxs abuelxs.  

Pese a que, en la mayoría de los casos, eso es debido a la dificultad en la conciliación familiar, supone una gran ventaja para el desarrollo de los niños y las niñas a nivel emocional, cognitivo y social. Sin embargo, puede suponer también muchos conflictos entre las figuras de crianza. Es decir, entre los progenitores y lxs abuelxs. 

Esto tiende a ocurrir debido a varias razones, pero las más relevantes son las siguientes: 

  • Los cambios en cuanto a los modelos de crianza entre generaciones pueden suponer que lxs abuelxs no entiendan muchas de las normas impuestas por los padres o madres, suponiendo sugerencias, propuestas o, incluso, imposiciones sobre cómo realizar las tareas de crianza. 
  • La dificultad para invertir los roles de autoridad en cuanto a la crianza. El rol de autoridad es algo muy complejo y muy interiorizado. Las abuelas y abuelos, como madres y padres de los progenitores, han percibido siempre ese rol de autoridad sobre ellos, sin embargo, en el momento en que estxs hijxs se convierten en padres/madres, adquieren un rol de autoridad que debería ser mayor al de lxs abuelxs, escalando en la pirámide de autoridad por encima de ellos. Esta inversión de los papeles puede llevar muchos conflictos, ya sea porque los padres o madres no saben cómo poner ciertos límites a sus progenitores o porque éstos no los acepten viniendo de sus propixs hijxs. 

Para que este equipo de crianza funcione y no pongamos límites incoherentes a los y las peques, la clave recae en la comunicación y el respeto entre padres/madres y abuelos/abuelas. 

Debemos entender que estos dos cambios no sólo nos afectan a nosotrxs y nos generan ese malestar, sino que es algo mutuo y comunicarnos de forma asertiva para trasladar aquello que es importante para nosotrxs respetando lo que lo es para ellxs. 

Y para ello, deberemos poner límites muy claros, pero también trabajar nuestra flexibilidad. Desgraciadamente, la crianza nunca puede recaer únicamente en unas manos porque, pese a que eso saciaría nuestra necesidad de control, no sería positivo ni para nuestra propia gestión emocional, ni para el desarrollo de tus peques. 

Esperamos que os haya parecido interesante el artículo y que pueda ayudaros a gestionar la crianza compartida con los abuelos y las abuelas. Y si queréis tips o estrategias más concretas, no tenéis más que pedirlo en comentarios y os crearemos contenido al respecto. 

¡Hasta la semana que viene! 

El equipo de Somni Psicologia 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *